Silvester Stallone, una vida de película


12 julio, 2017 Facebook Twitter LinkedIn Google+ Personajes



La increíble historia de Silvester Stalone

La Historia de Silvester Stallone, toda una leyenda en Hollywood. Ya han pasado 40 años desde que Rocky lo lanzara al estrellato. Pero antes de tocar el cielo con esta película, Sylvester Stallone sufrió, y mucho, para hacerse un hueco en el cine.

Michael Sylvester Gardenzio Stallone nunca tuvo las cosas fáciles, ya en el vientre de su madre, comenzaron los problemas dando lugar a un parto prematuro. Para ayudarle a salir en el parto, le agarraron con unas pinzas detrás de las orejas, lo que provocó una grave lesión que le impide mover la boca correctamente. Durante su infancia, la lesión del parto le ocasionó graves problemas de movilidad en todo el cuerpo, que consiguió superar gracias a un duro entrenamiento con su madre, astróloga y aficionada a practicar boxeo.

De pequeño, tuvo problemas en el colegio y fue expulsado de varios centros, pero en Filadelfia destacó como jugador de fútbol. Sylvester siempre quiso ser actor, a principios de los años 70′, para pagarse las clases de arte dramático, trabajó como actor de una película para adultos llamada “The Party at Kitty and Stud’s”. Luego Se trasladó a Nueva York para buscar su oportunidad como actor, pero nadie le contrataba.

En 1975, con poco más de cien dólares en el banco y casado con Sasha Czach, estaba acostumbrado a ser rechazado por las agencias de casting. Su sueño era ser un actor de primera y no quería dedicarse a nada más, pese a que su mujer le insistía en buscar un oficio estable. Sin ver resultados. En cierto momento, estaba tan desesperado que robó las joyas de su mujer y las vendió. Las cosas se pusieron tan mal que terminó viviendo en la calle durante 3 días, en la estación de autobuses de Nueva York. Incapaz de pagar el alquiler o comprar comida.

Su punto más bajo llegó cuando quiso vender a su perro a cualquier desconocido, su perro Butkus, un bullmastiff al que apenas podía alimentar quien era su amigo más fiel. Silvester Se fue a una tienda de licores y un desconocido le ofreció 25 dólares, un dinero escaso que aceptó a la desesperada. Según sus propias palabras Stallone ha asegurado en más de una ocasión que ese fue uno de los peores días de su vida y que se marchó del local entre lágrimas.

La Historia de Silvester Stallone

Dos semanas más tarde, Stallone acudió a ver un combate entre Muhammad y Chuck Wepner en Ohio.

Wepner, era un boxeador de 37 años, sin ningún título importante a sus espaldas y en el ocaso de su carrera, que resistió hasta el decimoquinto y final asalto dejando a todos los asistentes con la boca abierta.

El árbitro dio la victoria a Ali por KO técnico, pero el ganador moral de la pelea fue realmente Chuck.

Esta hazaña cambió la historia de Silvester Stallone que inspiró al actor para escribir el personaje de la famosa película: “Rocky”.

¡Escribió el guión en 20 horas!

Tras muchos intentos por venderlo y tras picar puertas sin éxito, los productores Irwin Winkler y Robert Chartoff vieron potencial en las palabras de Stallone y le ofrecieron 125.000 dólares, una cantidad nada despreciable en vista de su precaria situación económica. Sin embargo, Stallone quería protagonizar a toda costa la película. Los productores llegaron incluso a subir la cifra hasta 350.000 dólares por el guion, pero no querían ni oír hablar de la posibilidad de considerar a Stallone como Rocky. Preferían verdaderas estrellas del cine de la época. La insistencia y testarudez del actor no les dio tregua y al final accedieron a darle el papel principal a cambio de pagarle solo 35.000 dólares por su guión.

El resto es historia, La película ganó los Oscar como Mejor Película, Mejor Dirección y Mejor Montaje. Sylvester fue nominado a mejor actor.

La película ROCKY sigue incluida como una de las más exitosas de la historia del cine americano.

Hay algo muy significativo en la historia de Silvester Stallone y es que con los $ 35,000 que consiguió con el guion, lo primero que compro fue al perro que vendió. Esperó en la tienda de licores durante 3 días al hombre que compró su perro. Y en el tercer día vio al hombre. le rogó al hombre que se lo re-vendiera, pero se negó y Stallone le ofreció $100 y se volvió a negar. Él le ofreció $500. Y el hombre se negó por tercera vez, y al final tuvo que pagar $15,000 dólares por el mismo perro que vendió por sólo $ 25, Y así consiguió su perro de vuelta. Un dato curioso es que ese perro es el mismo que aparece en la película.

La historia de Sylvester Stallone es un ejemplo de perseverancia, creatividad y convicción; la combinación perfecta para lograr el éxito a partir del fracaso. Ésta historia es ideal para que los emprendedores sepamos que el éxito se crea a partir del esfuerzo y la convicción por nuestros propios ideales.


Thomas Alva Edison

Comentarios